No a la capitalizacion de la tecnologia

Compartir experiencias en las criptomonedas, le hace a uno abrir los ojos de una manera diferente, pensas y ves el mundo de una manera completamente distinta y sin embargo, creo que en esta experiencia así como en otras, tropezamos con la misma piedra: la capitalización del mercado.

La capitalización del mercado es, para ponerlo en términos simples, el valor total expresado en cierta moneda del proyecto en el cual estas participando. Con las criptomonedas, esto frecuentemente se traduce en un sube y baja constante que permite conocer la opinión del público interesado en el proyecto que desea ingresar. Aclaro desde el vamos que es una de las maneras de conocer la opinión de las personas, hay otras metodologías pero generalmente quien suele poner el punto más fuerte es el mercado.

Hasta aquí entendemos que la capitalización es la manera de valorar un producto/servicio o algo en el cual queremos expresar un poco de valor, pero muchas veces, confundir o expresar una sola manera de conocer el valor de algo es un error fatal.

La capitalización es una opción pero solo una

La capitalización es simplemente una opinión temporal de como se moverá el mercado y de lo que le parece en ese momento el producto o servicio en cuestión. En la escuela economica, hay una discusión (abierta) de que es el precio pero por el bien de este artículo, definiremos el precio como una información temporal acerca del valor que las personas le dan al artículo en cuestión.

Capitalización versus tecnología: caso Google y Yahoo!

A lo largo de la historia, siempre ha prevalecido la tecnología antes que el precio. Recordemos que durante aquellas batallas épicas en el mercado entre Google y Yahoo! durante la decada del 2000, en el cual ambos luchaban (de manera desigual) por la atención del mercado. Vale la pena resaltar que en aquellos tiempos, Yahoo! siempre salía mejor parada de todas las batallas en el mercado y Google solo centraba su atención en aquel producto que a principios del año 2000 parecía una cosa fea y malograda: los motores de busqueda.

Google sabía que es lo que quería: ser un catalogo ordenado de sitios web, un sitio web especializado en la busqueda de otros sitios, ayudar a automatizar la busqueda de los usuarios. Si bien es cierto que tuvieron encontronazos con Yahoo sobre patentes y que Yahoo siempre ganaba, traduciendo esta victoria en acumulación de capitalización y pérdida para Google, hoy miramos dicha batalla y vemos que hay un producto que tenía identidad, que daba tecnología, que ofrecía un cambio radical en aquel entonces pero también tenemos otra empresa que usaba batallas pequeñas para aumentar su capitalización.

Esto que estoy relatando, hoy lo reflejamos en el Peanut Butter Manifesto que Brad Garlinghouse, entonces vice-presidente de Yahoo! había escrito en un memo a sus empleados: nos falta visión, responsabilidad, ser parte de la solución. No le hicieron caso y hoy si queremos hablar de capitalización de mercado, ya sabemos hacia donde mirar.

Ojo, hoy Google también se encuentra con una realidad muy dura: el 90% de sus inversiones depende de la publicidad, asunto que hoy despierta el interés de propios y extraños pues genera dudas sobre la efectividad de seguir invirtiendo en el motor de publicidad.

Caso capitalización versus tecnología: Apple

Apple está siendo también tragada desde lo más profundo de las entrañas con este dilema.


Hace algún tiempo atrás había dicho en una respuesta a un artículo optimista sobre Apple:

Que la defensa sean los números indica que se han vuelto autónomos y aquello que era la filosofía de Jobs (primero el usuario, luego los accionistas) indica lo poco que queda de ello. Teníamos a un loco de remate que nos decía si queres ver porno, buscate un Android y ahora tenemos un CEO cuyo labor principal es hacerle sonreír a los accionistas.

No neguemos los números. Apple está de progreso en la Bolsa, los accionistas están contentos así como lo estuvieron los accionistas en la era Ballmer en Microsoft (2000 – 2014) quienes disfrutaban de los royalties que daba Microsoft Windows y Office, la salida del Xbox, Skype o Messenger como maneras de comunicarse y puedo seguir la lista. Pero luego la capitalización se inicia en una pendiente para abajo cuando viene el nuevo mercado móvil, con aplicaciones y más integraciones de mensajerías nuevas, abandonando de a poco la computadora. Microsoft durmió en su victoria y se tuvo que esperar hasta Nadella para que haya una mentalidad diferente.

¿Quién será el Nadella de Apple? Tim Cook y Jony Ive cumplen con los accionistas, Jobs cumplía con los usuarios; o innovan o mueren. No miremos los números, miremos la innovación tecnologica.

Conclusión: ¡es la tecnología, estúpido!

No nos concentremos simplemente en que nos dice el precio, pues el mismo cambia constantemente. Tenemos que tener una visión a largo plazo y hacer apuestas fuertes al futuro inmediato. ¿Qué apostar? La tecnología. Total y a fin de cuentas, el mercado es como un viento que cambia y la tecnología es la casa de piedra que se mantiene erguida por los siglos.

Bipedo implume que gusta de la lectura. Cuando no lee, escribe de algunas cosas que está dentro de su conocimiento como: social media, tecnología, política y bitcoin; es de esas personas que prefiere hacer y luego pensar en las consecuencias. Su máxima es: pathemata mathemata.

¡Compartí con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *