La creatividad viene del pasado

Aclaración: este no es un artículo en el cual te digo que técnica usar para ser más creativo, sino que intentaré argumentar porque leer antropología, historia y menos economía futurista, menos supuesto futurismo ayudará a tu creatividad.

La creatividad es uno de esos temas que es peligroso tratar porque quienes viven de ella, saben que la misma es el motor de todo lo que es la economía naranja. Para comprender a la creatividad, muchas veces acudimos a seminarios, conferencias, talleres, workshops, terere jere (ronda de tereré/mate), Congresos, Dayshops, video-conferencia, live-streaming, sesiones de terapia, terapia online, cualquiera de las combinaciones mencionadas anteriormente y aún así, no viene. ¿Que hacemos?

Muchas veces vemos algún contenido de cualquier tipo y elogiamos la originalidad del mismo, nos pasa siempre y en especial a las personas como yo que escriben frecuentemente, son lectores que buscan siempre una base en la cual sentar su próximo artículo. Surgen las preguntas más frecuentes: ¿como no se me ocurrió?, en eso yo alguna vez pensé, mi cliente jamás me aprobaría eso entre otras justificaciones (la mayoría pelotudas) que intentan hacerte sentirte mejor. Pero la verdad, sabemos la verdad, a veces sentimos que la creatividad termina ¿no? Aquí viene la lección número 1:


La creatividad no termina, se transforma


La originalidad o creatividad como excusa

Al momento de iniciar un trabajo -yo considero el inicio la parte más difícil, el resto después viene como cascada- nos preocupamos siempre no dejar que ninguna influencia nos haga sesgo. Tenemos un proyecto que desarrollar pero nos acecha la idea de que mi idea no sea original, que a alguien más se le haya ocurrido y por tanto nos trabamos con eso, algo similar al Sindrome del Impostor que Marcia Lopez habló en su tiempo y nos invitó a combatirlo. ¿La originalidad es original? Pregunta redundante con un propósito: describir la originalidad como un proceso que nos dejó la lección #1 la cual consiste mucho más en una transformación antes que una originalidad.

Si nos permitimos hacer un ejercicio de memoria, vemos que el tan mentado futurismo del cual hablan y se llenan la boca algunos, es un ejercicio del presente. Nos basta con mirar películas como Volver al Futuro o Minority Report para conocer que es lo que el hombre tenía en mente en aquel momento. No hablamos de acertar, hablamos de las expectativas que uno se hace pero para comprender el futuro, necesariamente hay que mirar el pasado porque vuelvo a la lección #1 y también lanzo la lección número dos de la creatividad:


La creatividad es un cangrejo


Dice Helio Vera en su libro “El Cangrejo Inmortal” que su jefe gritaba sin piedad a aquellos que faltaban entregar sus trabajos que si no tienen ideas, hablen de la inmortalidad del cangrejo. Saco a colación esto pues la creatividad consta de eso justamete: agregar experiencias anteriores y caminando hacia atrás, estamos avanzando. Había escrito anteriormente que el poder de las ideas era una cosa que debíamos abrazar y definí una idea por lo siguiente:

La idea es ese algo que llegó a tu cabeza y que ronda por allí, buscando dar una solución a un determinado problema a cambio de un beneficio tangible o intangible.

Puede que incluso no sea un beneficio pero lo tenes. Pero esa idea se creó en vos, ¿verdad? ¿Como se creó? Pues a partir de experiencias, sucesos, lecturas, música y muchos otros factores que se conectaron todo en el momento exacto y ¡BUM! ahí lo tienes: esa creatividad se tradujo en una idea y quizás en ese momento no tenga una aplicación pero ahí está. Cuando pensamos en el futuro o vemos un producto que excede todo tipo de explicación, intentamos encontrar un porque eso sucede o cuales son sus antecedentes, de hecho la mayoría de las grandes innovaciones de la humanidad tienen una base que en esos momentos podías haber dicho que se acercaba al plagio o que las soluciones no eran originales. Se aplica en casi toda la economía naranja.

Pruebas

¿Recuerdan el comunicador de Star Trek? El comunicador de esta serie tiene mucha similitudes con uno de los productos más celebrados del siglo XX: El Motorola StarTac.

comparacion entre un startac y un comunicador de la saga star trek
Fotos con Licencia CC 3.0 de Wikimedia Commons. Autores: ProhibitOnions y davidbspalding

 

¿No te resulto raro en algún momento? Pero la explicación y el detalle de dicho momento tiene una historia muy fascinante. El diseñador del teléfono, Martin Cooper, fan de esta serie, declaró en Forbes que estaba viendo un episodio cuando Spock (personaje de la serie) pide ayuda con su comunicador. Ese fue el momento exacto en que llamó a Bell Labs y dijo: tengo una idea para un teléfono portátil. 

La música como negocio

Bill Gates en su hoy ya famoso libro The Road Ahead  decía que la música se almacenaría como bits de información en un servidor. ¿Acaso Bill Gates es un Nostradamus? No, la música era un negocio en auge, Microsoft veía crecer el internet y su capacidad de almacenar cosas. ¿Porque no música? Y si bien en este momento tienes razón que predijo el modelo de negocio, ¿de donde sale? Pues de una biblioteca musical disponible 24/7/365.

Hablemos de una biblioteca

Hay contenidos en ella la cual puedes encontrarla de forma ordenada, hay un librero que te puede ayudar a encontrar lo que buscas y hay ventajas que si pagas mensualmente cierta membresía, puedes llevarte el contenido a tu casa temporalmente PERO debes devolverlo. Incluso si vas con tus amigos, pueden tener una membresía de amigos. ¿Estuve describiendo el negocio de la música streaming o de una librería de élite? Recuerda en este momento la lección #1.

La música como inspiración

Este es el caso que más poderosamente me ha llamado porque en aquellos tiempos, ví la película (hace 10 años o más) pero meses antes había comprado un CD con música de Gustav Holst, ya que estaba buscando expandir mis conocimientos en música clásica luego de haber escuchado los vals de 15 años. Historia verdadera. La música siempre tendrá una base en la cual sentar la creatividad y tomaremos para el caso una saga que hasta el día de hoy genera debate. Primero escuchen el soundtrack de Star Wars IV: Una nueva esperanza.

Todo lindo pero, si ahora nos adentramos a escuchar a Gustav Holst en su obra Los Planetas, especificamente en el movimiento dedicado a Marte, encontraremos algo de coincidencia. Tengamos en cuenta que esta obra fue compuesta en 1918:

Si bien a mi me gusta mucho más la versión de Holst, los arreglos hechos por John Williams no dejan de ser impecables, dandole un toque nuevo, fresco. Ahora, la pregunta que está resonando: ¿fue un original soundtrack? Técnicamente sí, aquí vemos una música con ciertas partituras, cierta entonación y otros factores mientras que la de Star Wars tenemos otras partituras, tiempos y otros.
Que conste también que esto es un trozo diminuto en una gigantesca obra musical pero vuelvo a mi punto original, el cual es la lección #1 y lección #2.

¿No es plagio? No, en absoluto. Estamos hablando de diferencias abismales si nos ponemos a escuchar la obra completa y lo que hace John Williams finamente es re-componer todo, es decir usar elementos que ya tenía y mejorarlo. Es más, tampoco podemos condenar una saga completa por un arreglo de una obra monumental.

Bitcoin

Quienes estamos de una u otra manera apasionados por la economía, no podemos dejar de citar este ejemplo. El bitcoin no es un invento que salió de la cabeza de Satoshi Nakamoto de la nada y él solo revoluciona todo. Toma ideas que ya existían como la de hashcash de Adam Back, tomas un problema que existe como el problema bizantino, tomas otro problema como lo es la creación de papel moneda, agregas un condimento social (los yap) y tienes una moneda descentralizada que no tiene fronteras. La creatividad no empieza de cero en este caso especifico, se utilizan los elementos dispersos para generar una idea (completamente revolucionaria) que resuelva efectivamente el problema.

Creatividad antigua: blockchain eran los de antes
En la piedra, los yap tallaban sus deudas de tal manera de dejar un registro permanentes de transacciones o trueques ocurridos en la aldea. Créditos: Licencia CC Wikimedia. Autor: Yanajin33

Conclusión

Llegamos al punto de preguntarnos ¿entonces no somos creativos? ¿Significa que no hay nadie creativo? No, ese es el punto de todo esto. En el 99% de los casos (es un decir) la creatividad no es una página en blanco, usualmente nos apoyamos en una base la cual tenemos o hemos visto para luego ir construyendo. Para construir una idea original, basarnos en alguien es completamente correcto y es la fusión de ideas la que al final lleva a un final feliz.

Para muestra un botón: este artículo que llegaste hasta acá fue inspirada en:

  • Los artículos de ÑD mencionados anteriormente
  • Los libros que mencioné anteriormente
  • Un episodio de El Club de Medianoche: ¿Toda la música fue escrita ya? de Alvinsch

  • Un libro que actualmente estoy leyendo llamado Debt de David Graeber
  • El libro Skin in the Game de Nassim Taleb.

Para ser creativos, no hay que mirar al futuro hay que mirar al pasado. Para construir el futuro, hay que necesariamente mirar al pasado, donde tendremos las respuestas para el futuro.

¡Compartí con tus amigos!

Bipedo implume que gusta de la lectura. Cuando no lee, escribe de algunas cosas que está dentro de su conocimiento como: social media, tecnología, política y bitcoin; es de esas personas que prefiere hacer y luego pensar en las consecuencias. Su máxima es: pathemata mathemata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.