Ecosistema Apple, ¿todavía podés escapar?

Alguna vez se llegaron a preguntar realmente: ¿Por qué la gente usa un iPhone? ¿Por qué los usuarios prefieren dispositivos Apple a los de la competencia?

Foto por Youssef Sarhan en Unsplash

Muchos dirán que obvio, porque el iPhone es “el mejor smartphone del mercado” o en otros casos dirán simplemente que “funciona bien”, “es el más completo” o la infaltable y más clásica de todas “es mejor que Android”. Todas son respuestas habituales de usuarios de la manzana, cada consumidor busca justificar su elección de preferencia y eso es totalmente normal. Pero hay un detalle importante, algo que siempre está ahí, que muchas veces se lo pasa por alto, y sobre lo que vamos a profundizar un poco más, el “Ecosistema Apple”.

El iPhone constituye la piedra angular en la estrategia de Apple. Es en la mayoría de veces, el dispositivo mediante el cual día tras día llegan usuarios nuevos a la plataforma, y en un altísimo porcentaje muchos de estos ya no vuelven a mirar atrás.

¿Dónde está el secreto? ¿Cómo Apple consigue esto?

La magia comienza cuando se configura por primera vez iCloud, el sistema de almacenamiento en la nube de Apple donde se sincroniza toda la información del propietario del equipo (fotos, videos, aplicaciones, documentos, contactos, copias de seguridad, etc.). El iPhone sirve para que el usuario conozca, se familiarice y vaya enamorando poco a poco del sistema operativo. Para que se entusiasme, compre alguna que otra aplicación y sin darse cuenta cuenta siquiera ya tenga una suscripción mensual para contar con mayor almacenamiento en la nube. Si llegados a esta parte del post se sienten identificados con esta forma de actuar, sepan que todos pasan por eso, y es solo el comienzo de la relación con la marca.

Luego de un tiempo ya te has hecho también con un iPad o una MacBook. Todo funciona a la perfección, la sinergia entre los equipos es asombrosa, es mágica. Estás escribiendo un correo en la MacBook y debes salir a una reunión urgente, de camino sacas el iPhone del bolsillo y puedes retomar el mail exactamente donde lo dejaste. Otro ejemplo, durante el desayuno estabas leyendo una noticia importante en el iPad, que no pudiste terminar en ese momento; por la siesta recuerdas que sigues pendiente de saber cómo terminaba el artículo que leías, entonces abres Safari en el iPhone y boom! está ahí, sin haber realizado esfuerzo alguno.

Foto por Christin Hume en Unsplash

Más adelante quieres un smartwatch, pero no cualquiera, sino un Apple Watch. Además de confiarle a la plataforma de Apple tus datos personales, contactos y básicamente toda tu información, ahora le estás brindando datos sensibles e información valiosa sobre tu salud (y a la vez estás más y más dentro del ecosistema). Y es así como luego tenemos tienes unos AirPods, y en la habitación un Apple TV. Una vez más todo funciona como debería y es más, sientes que cada vez funciona mejor, porque si de algo sabe Apple es acerca de crear buenos productos que trabajen de forma excepcional entre ellos mismos. Apple hace tiempo no innova de forma revolucionaria, pero sí que toma tecnología existente y la implementa a sus plataformas como ninguna otra empresa lo logra hasta hoy día.

Es así como finalmente terminas enamorado de la manzana, te conviertes en un usuario fiel a la marca, comienzas a predicar a diestra y siniestra que son lo mejor que ha pasado en tu vida, y entras de lleno en el Ecosistema. Si esta es tu situación, felicidades, porque de seguro eres más que feliz con tus dispositivos.

Pero…

Porque siempre hay un pero en cualquier cuestión. ¿En algún momento llegaste a pensar qué tan difícil sería abandonar el ecosistema Apple y migrar totalmente al ecosistema de Google por ejemplo? ¿Evaluaste realmente lo que implicaría?

Foto por Tim Gouw en Unsplash

El Pixel 2 XL de Google es un smartphone brillante que llama la atención a más de uno. Los nuevos Galaxy S9 y S9+ están dando que hablar con su excelente cámara. La tentación de probar estos equipos siempre está ahí; pero con tanta inversión realizada dentro del ecosistema de Apple (aplicaciones exclusivas, contenido comprado, hardware que se vuelve inútil al migrar a otra plataforma) la situación es más que complicada.

Por este motivo, los invito a plantearse la pregunta clave y reflexionar sobre la misma: ¿estamos dentro del ecosistema por voluntad propia, porque cada uno de nosotros elige estar dentro, o es que Apple nos tiene dentro de una cárcel sin que siquiera nos hayamos dado cuenta? 

La idea para este artículo la tomé de este video recientemente subido por el grandioso MKBHD, si no saben de quién hablo deben suscribirse a su canal ya mismo.

¡Compartí con tus amigos!

Todos me conocen como Pumbi. Entusiasta de la tecnología en todas sus formas. Fanboy de Apple. Soy del #TeamWinter & #TeamIronMan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.