El mal brand manager

Uno de los perfiles más importantes a la hora de tomar decisiones en el camino que una marca debe seguir es el brand manager. En el mundo de las agencias se hicieron mala fama por ser personas de una soberbia tremenda gracias al conocimiento supremo que creen tener en materia de marketing, creatividad, contenido, formatos, pero por sobre todo en tendencias.

Esa es una definición coloquial y empírica, la cual es la más importante para poder incrustar en la temática que fue desarrollada en el artículo Las redes sociales han muerto. Esto no significa que no existan brands geniales y que en realidad se desempeñan de manera ejemplar en sus puestos. Lastimosamente hay que decir que no son la mayoría.

La salvedad es que muchos no tienen como única labor desempeñarse como brand manager, si hablamos de marcas pequeñas, incluso algunos pueden ser los mismos dueños, aún así, hacen la tarea de un brand y muchas veces mucho mejor que un brand de marca con prestigio.

Algunas ideas erradas

Con esa aclaración se puede ir al tema central: el daño que hacen los malos brand managers al plantear cosas sin conocer el contexto o rarezas que no tienen sostén técnico a nivel nacional y que no se cuenta con el presupuesto para concretarlo al 100%.

Uno de los grandes versos a nivel brand manager es que todo está enfocado en lo digital y que lo digital ya es una tendencia consolidada. Esto no tiene un error, es totalmente cierto. Donde se suele dar el error es en la definición de digital y pasemos a desglosar algunas ideas:

Redes sociales, todo es redes sociales, pensemos en redes sociales

Para muchos y no solo brands, lo digital se limita a redes sociales y el objetivo principal de esto es que la agencia sea una fábrica de hacer virales día tras día. El concepto de redes que manejan a muerto.

Las personas creen en personas, los influencers son la clave

 Si, las personas creen en personas, pero no por el hecho de que sean personas nada más. Hay atributos para ser considerado un influencer y para la sorpresa de muchos no es la cantidad de seguidores.

Hay que pautar a full y listo, llegamos

La pauta es elemental hoy con los algoritmos de redes sociales como Facebook e Instagram, pero uno puede tener un presupuesto de miles de dólares pero si no tiene un objetivo claro, un target muy segmentado, está haciendo tradicional en digital.

Tenemos que estar o tenemos que hacer

Confundir moda con tendencia es lo que lleva muchas veces a que una marca comparta memes porque es popular. Esto se puede aplicar también a formatos, estilos de gráficas, etc. Todo esto sin importar si la marca es ideal para memes, formatos o tipo de gráfica.

Tenemos que publicar si o si 

La nueva dictadura en redes sociales es la de posteos diarios y obligatorios. Muchas veces es mejor callar y no tuitear, muchas veces es mejor dejar pasar una fecha especial en Facebook y no meter ese meme en Instagram. Hay veces que es mejor callar.

La lista se podría extender, pero mejor frenar y agregar un poco de lógica a todo esto. Partiendo de que las redes sociales fueron una excelente tendencia a la cual se subieron muchas marcas creyendo que se trataba de un fin o un paraíso y no un medio, lo cual hizo crecer una burbuja similar a la fiebre del oro que hoy está explotando, solo resta decir que en esto falta el rey.

Falta de respeto al contenido

Esa formación en la falta de respeto por el contenido es lo que va a matar a cada una de las marcas que un mal brand manager tenga a cargo. El buen contenido para marcas se logra con creatividad y talento. Al contratar a agencias o asesores de marketing se contrata ese proceso creativo que deriva en el buen contenido.

También esto se aplica a influencers, esos que tienen talento para crear contenido, tienen la pasión sobre el tema que manejan y saben como comunicar con su propio lenguaje un mensaje autentico que aporta a la marca y no lo hace ver a él mismo forzado.

Cuando los brands entienden que el contenido es lo elemental, coordinan con sus agencias, sus influencers, sus asesores o cualquier persona que está en el grupo donde se debe tomar decisiones sobre el contenido para la marca, es que surgen las buenas ideas.

La dosis de humildad

También es muy raro, pero muy efectivo el hecho de que los brands se saquen esa mochila de superioridad. Que en verdad al contratar un agencia contratan personas que poseen conocimientos de cómo crear contenido, esa humildad es clave y se puede ver eso en marcas internacionales, no así las más locales y pequeñas.

El complejo de superioridad, el ver a las redes sociales como un fin en si mismas, creer que los influencers solo por la cantidad de seguidores son efectivos, hicieron que la burbuja crezca y no faltará mucho para que explote, con lo cual solo quedarán aquellas marcas que entendieron que el contenido seguirá siendo el rey. 

¡Compartí con tus amigos!

Tecnología, marketing y creatividad. Anfitrión de #DailyMil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.