MUVete y ve a innovar

La tecnología suele generar cambios en una sociedad y no es algo nuevo que lo haga en ninguna parte del mundo, vienen cambios y con ello los estilos de vida -incluido los económicos- se deben adaptar a ello. Quedarse atascado y justificando un miedo irracional hacia la tecnología, lleva a un retraso inevitable. Ahora ha tocado la oreja del consumidor, se usó el poder municipal para coaccionar a una empresa.

El miedo a innovar

El uso de la tecnología innovadora atrae consigo un miedo irracional y así mismo un debate basado más en emociones que razones. La electricidad es uno de esos debates, que aparece y nos advierte que es peligroso, su uso no es recomendado y que puede matar, por lo que se recomendaba seguir usando lamparas y kerosene.

Propaganda anti-electricidad.

El debate sobre el futuro del transporte viene haciéndose desde hace décadas, no es nuevo el debate y tampoco será el último, dado que el modelo de negocios de transportar está siempre cambiando -para bien o para mal- con ayuda de la tecnología. A principios del siglo XX, se definía el debate sobre si qué pasaría con los transportes con tracción de animales, dado que había un vehículo con motor que estaba entrando en los mercados. Y así podemos ir nombrando como la tecnología siempre viene innovando y los debates siguen desarrollándose.

Persecución a la tecnología

En Paraguay, especificamente desde finales del 2017, se instala MUV, una aplicación alternativa al uso de Uber. Este modelo de negocios se re-define a si mismo como plataforma de intermediación entre un chofer y un pasajero, es decir, no son un servicio de transporte público. A principios de diciembre, este servicio empezó a ser perseguido sin motivos jurídicos y con autorización de autoridades municipales.

En la imagen del tuit se lee montar una barrera de control especial. Cacería de empresas.


Si bien MUV cuenta con la tributación correspondiente -no es ilegal- y así mismo también emite factura legal y vigente a sus usuarios (a diferencia del servicio que tienen problemas tributarios, la Municipalidad arresta a los trabajadores de esta plataforma. ¿Qué pasa? Y pasa lo que habíamos visto anteriormente, se resisten a los cambios y paradigmas tecnológicos además que el servicio del taxi, agremiado, utiliza una palanca política en contra de varias autoridades municipales, amenazando con paros y huelgas.

Solo en Paraguay perseguimos al progreso

No, esta cacería de trabajadores no es algo nuevo, de hecho se aplica en varios países donde hay una resistencia hacia este nuevo modelo de negocios. Uber por ejemplo, llegó a utilizar GreyBall, un software de VTOS (violation of terms of service o violación de términos de servicios) que permitía identificar autoridades policiales en ciudades donde Uber no era legal. Funcionaba así: la Policía -actuando encubierto- utiliza el servicio, agarra al conductor y lo retienen. Si un oficial solicitaba desde la aplicación, GreyBall se activaba y veían un Uber fantasma alrededor de la ciudad pero nunca iban a subirse en el vehículo; dado que el auto es un fantasma y la policía no podía usar el servicio, no se los arrestaba más.

Uber cruzaba la información disponible en su plataforma sobre los oficiales y los datos públicos disponibles para armar una base de datos, evitando más arrestos. Los oficiales que nunca subieron al servicio, lo único que sabían, es que el servicio les falló.

Lo que dicen versus lo que hacen

Los modelos de negocios se desarrollan y para su correcto desarrollo necesitan de la ayuda de un Estado fiable que provea de seguridad jurídica pero a cambio tenemos uno que nos dice que abrir este tipo de emprendimiento es a través de la fuerza. ¿Desde cuando un emprendimiento digital es imponer fuerzas? Los principales adversarios -casi enemigos- de la tecnología en este caso son los taxis,que no solo amenazan con huelgas y otros sino también rechazan el uso para su beneficio. En el 2014, la aplicación EasyTaxi ofrecía ingresar -mucho antes que Uber- al circuito digital de manera ágil fue echada a patada por los mismos taxistas.

Hay así mismo, ideas generalizadas que no hacen sino confundir y argumentos que son básicamente mitos. Toquemos alguno de ellos.

MUV o Uber matarán al taxi

No. La tecnología no matará en absoluto al negocio de los taxis –cientificamente hablando-, dado que la migración a MUV y Uber es algo natural o incluso será mucho más fácil iniciarse con cualquiera de las aplicaciones pero la única razón por la cual las personas están hoy usando las aplicaciones es por la calidad del servicio: precio auditable, transparente y con factura.

Lo único que hará es transformar el mercado y habrá variaciones de precios pero lo que sí matará son: las paradas de taxi y sus dueños, que pasó a convertirse de una comodidad geográfica a un negocio negro que ronda los Gs. 300 millones de guaraníes que no tributa. Los otros perdedores son las asociaciones que perderán su poder a través de la taxi radio.

MUV o Uber ofrecerán todo más barato

No. Como todas las aplicaciones, MUV, Uber y otros no fijarán precios más baratos que los taxis, dado que el mercado reaccionará ante lo mismo, y se irá balancenado hasta que -en el mejor de los casos- los precios compitan para beneficio del consumidor.

Los taxistas tienen por lo menos derechos laborales

No necesariamente. Si bien en el código laboral se establecen los derechos del taxista, muchos de ellos ni siquiera cuentan con seguro social ni tampoco vacaciones. Esto es un problema que plantea el modelo de negocios mismo, ya que choca con un Código Laboral descontextualizado versus los nuevos modelos de negocios.

Para dar una idea de este contexto, tampoco el modelo el cual sustenta MUV cuenta con todas las garantías. Rappi, un servicio a domicilio similar al modelo de negocios de UBER o MUV, recibió quejas de los trabajadores de la plataforma, dado que estos dicen que los precios de la plataforma no concuerdan con el trabajo realizado y que en  muchos casos, los trabajadores tienen pérdidas a causa de esto.

Con MUV y UBER será un caos dado que todo será libre

Absolutamente no. MUV y Uber no liberan zonas bajo ninguna circunstancia, no es que el chofer de MUV se animará todos los días a viajar más de 10 o 20 km. de su lugar de trabajo. Mientras más usuarios ingresan y más el mercado se expande, más choferes aparecen y empiezan a segmentar las zonas en las cuales realizan el recorrido.

Con MUV y UBER habrá una mejora del sistema de transporte

Mil veces no. MUV y otros no son la respuesta a nuestros problemas de transporte, tan solo es una alternativa que hoy el mercado nos ofrece y funciona por los servicios de calidad. Pero de ahí a que sea la solución, está lejos de ello, dado que este problema requiere de mucho más. Además, cuando MUV ya no innove, vendrán empresas alternativas que tomarán este mercado.

Miedos futuros

El día de mañana, ¿querrá la ANDE también regular cuando ponga en mis techos paneles solares? ¿Querrá la compañía que provea agua el día de mañana cobrarme a mí cuando empiece a desalinizar por mi cuenta el agua? Para prueba que incluso este miedo a la tecnología que expone hoy MUV o Uber, ¿qué harán cuando Flyer, el vehículo volador empiece a hacerse común? Hoy día el auto que se maneja solo ya no es una cosa de la ficción, es una realidad:

Conclusión

¿Qué podemos hacer sino adaptarnos a los nuevos eventos de la tecnología? Tampoco implica casarnos con una sola empresa, lo que aquí queremos dejar en claro es que los poderes a cargo deben acompañar a las empresas para crecer, no restringir ni dar preferencias a un solo sector.


¡Compartí con tus amigos!

Bipedo implume que gusta de la lectura. Cuando no lee, escribe de algunas cosas que está dentro de su conocimiento como: social media, tecnología, política y bitcoin; es de esas personas que prefiere hacer y luego pensar en las consecuencias. Su máxima es: pathemata mathemata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.