No es solo hacer zapatos deportivos

… es “creer en algo, incluso aunque signifique sacrificar todo“ Colin Kaepernick, la polémica figura de la nueva campaña de Nike que celebra los 30 años del eslogan “Just Do it“ y de paso mete el dedo en la eterna herida del racismo en los Estados Unidos.

Tweet de la campaña

En un contexto de fuerte división y resurgir de temas de siglos pasados que se puede resumir en Donald Trump presidente, Nike solo lo hizo y convocó a uno de los atletas que venía auspiciando hacer rato para sentar postura ante un problema social que se fortaleció con las decisiones en urnas en las últimas presidenciales del país norteamericano.

Una marca contra todo un problema. Sin miedo, pero con muchos nervios por ser una marca emblema de los Estados Unidos, Nike lanza tal vez la más polémica campaña que tiene como figura a un ex mariscal de campo que para denunciar la fuerza del racismo en el país se arrodillaba al entonarse el himno. Una locura para los nacionalistas, una acción poética para muchos.

Sacrificó todo

Tras liderar a los San Francisco 49ers y llevarlos al Super Bowl del 2012 con solo 24 años, a sus 29 se queda sin equipo y la justificación para que ninguna de las franquicias de la NFL firme contrato con Colin es que está en el descenso de su carrera deportiva, pero todo esto pasa en un contexto donde Donald Trump se dirigía a la campaña iniciada por el jugador como una falta de respeto a Estados Unidos.

¿Pero qué hizo Colin? Se arrodilló en cada entonación del himno nacional del país norteamericano para denunciar al injusticia racial y la violencia policial hacia la población afroestadounidense con lo que rompe el protocolo. Ese sencillo acto causó la reacción Donald Trump y por lo que se ve, la NFL no quería problemas con el jefe de estado y se escuda en el declive deportivo.

Pero a quien no le importó la decadencia deportiva a pesar de ser una marca emblema del deporte fue a Nike, que al ver lo que pasaba con uno de los deportistas a los que apoyaba decidió usarlo como figura principal de la campaña por los 30 años de su eslogan.

La frase madre “Creer en algo, incluso aunque signifique sacrificarlo todo“ solo se entiende con ese contexto y es tal vez una de las mejores que veamos este año.

Consecuencias de solo hacerlo

Las acciones de Nike bajaron 3 puntos, se armó una campaña en contra de la marca donde nacionalistas cortaban sus prendas, quemaban sus zapatillas e incluso sin quitarse…

Una locura de respetar más una música y un pedazo de tela antes que la injusticia racial y el uso de la fuerza policial solo por el hecho de ser afroestadounidense. Toda esta locura se junta en los hashtags #BoycottNikey #JustBurnIt donde se pueden ver cosas como estas…

El ruido en Twitter fue de aproximadamente 30.000 usuarios hablando del tema. Los más radicales asociaron esta campaña con una falta de respeto al honor estadounidense.

Pero acá comienza lo lindo. Al instante en el que los hashtags negativos hacían su presencia, apareció #StandWhiteNike, la otra cara de la moneda, la que apoyaba a la marca por jugarse en un tema que golpea a la sociedad estadounidense desde hace siglos y que alababan la acción de Colin con tweets de apoyo.

¿Cuál es el balance de una campaña así?

Es una apuesta a largo plazo. Nike hoy vale menos 3 puntos menos en la bolsa, pero los puntos que suma como marca comprometida son más que 3. Siembra un antecedente clave en la generación millennials que valora las causas a la hora de decidirse por una marca en cualquier rubro.

Estar del lado correcto de la historia siempre va a ser más rentable en lo económico y social. Nike lo sabe y no le importan esas 30.000 personas en Twitter que se sumaron a la campaña #JustBurnIt o #BoycottNike, por más que suene a mucho el número, esa no es gente que Nike cree merecedor de sus productos y no es el público del futuro.

Una marca con visión de futuro sin racismo en el mundo es una que vale la pena. Son estos detalles que hacen incluso tomar el desafío de querer ser un atleta de Nike. 

¡Compartí con tus amigos!

Tecnología, marketing y creatividad. Anfitrión de #DailyMil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *