Start-ups y Pymes van juntas

Hace un tiempo atrás había escrito que ser emprendedor era algo el cual estaba quedándose sin tiempo ni vida, los nuevos emprendedores eran perezosos y no luchaban realmente por sus objetivos.

Hoy quiero volver a escribir sobre el tópico siendo un poco en la realidad nacional, cuales son las diferencias con las urbes de la tecnología y como se puede mejorar este momento.

Paraguay es micro-empendedor rural

Estamos viviendo como nunca en nuestro país un momento en el cual la explosión repentina de nuevos negocios y comercios están intentando remoldear el perfil de país agro-exportador. Es cierto, nada le quitará al sector ganadero y sojero su corona de principales rubros de producción de economía así como tampoco nadie le quitará a las bebidas alcohólicas su posición como principales contribuyentes del Estado.

Licencia CC. (Pixabay)

La economía paraguaya, desde la fundación de Asunción hasta la caída del Gobierno de Alfredo Stroessner (con algunas fundamentales excepciones) era un país que prácticamente vivía de la agricultura familiar, la agro-exportación se centraba principalmente en el algodón y la ganadería empezaba a profesionalizarse.

La democracia hace un micro-giro urbano

El grueso de las empresas paraguayas hasta entonces era manejada por un oligopolio de empresas familiares que siguen viviendo hasta el día de hoy. Este modelo de empresa -la familiar- sobrevivió los embates del tiempo y pasó a convertirse en uno de los pilares de la economía tanto dependiente de la agro-exportación como en otros rubros (industria en todos sus sectores, servicios, etc), razón la cual hoy día tenemos un crecimiento acelerado de PYMES que son manejados por familias que -como una herencia- suceden a sus generaciones. Hay centenares de ejemplos emblemáticos de como estos negocios van pasando con el tiempo.

Fuente: DGEEC Censo económico nacional 2011

¿Porque importa este dato?

La clave: el dinero, la pasta, mosca, guita. Es de aquí de donde se rubrica uno de los principales puntos que más adelante expondremos. Las grandes empresas no tienen ninguna dificultad de conseguir hoy día métodos de financiación, sea a nivel nacional o internacional, dado que muchas de ellas se han conglomerado en multinacionales que absorben la industria entera como el caso de Anheuser-Busch, que absorbe la mayoría de las empresas de la industria cervecera del mundo.

Ahora, ¿cómo se financia las Pymes? En Paraguay se pueden buscar los fondos generalmente mediante métodos tradicionales que generalmente comprende las instituciones financieras, generalmente representada por instituciones financieras.

Fuente: DGEEC. Censo económico nacional 2011

Obtener estos datos es importante para comprender principalmente que las instituciones tradicionales siguen operando como la mayor fuente de financiamiento dentro de nuestro país. Emprendimientos nuevos como Nexoos o Prestamena tendrán su impacto a largo plazo si logran cosechar nuevos clientes pero hoy día las instituciones tradicionales tienen al mercado.

El modelo Silicon Valley

Principalmente en Asunción, hay un nuevo conglomerado de empresas que se dedican a la industria naranja (economía creativa) quienes proponen el nacimiento de start-ups (Pymes para nosotros) dedicadas al rubro de la economía naranja, enfocándose principalmente en productos tecnológicos que puedan satisfacer las demandas de un mercado paraguayo en crecimiento.

De estas iniciativas contamos con empresas que se dedican a la mentoria y bootcamps (especie de retiro con un propósito especifico) para crear empresas en tiempos más flexibles (72 horas, 1 semana o 1 fin de semana) y por supuesto contando con el apoyo de multi-nacionales que apoyan estos emprendimientos mediante el financiamiento de estas empresas, apoyando las mentorías o haciendo seguimiento a los proyectos. Enseñan técnicas como lean canvas, elevator pitch, micro-mecenazgos (o crowfunding) entre otras para ayudar a promover negocios.

Entre las técnicas más importantes (destacaré), crowfunding lleva todos los premios en ser la que más interés ha atraído en estos cursos. Esta consiste en una financiación colectiva propiciada por voluntarios, interesados y posibles (pero potenciales) inversores, puedan ser de una etapa tempranera (seed investing), una etapa de formación(early investing) o incluso de consolidación (later investing) del proyecto.
Hay que aclarar que esta clase de inversiones si bien uno puede hacerlo en proporciones menores (Kickstarter, IndieGoGo o Ideame), para hacerlo en grandes proporciones se recurren a lo que se conocen como venture capitalists.

De estas actividades, salen proyectos que en su mayor parte, terminan en los archivos o sirven como experiencias generada por parte de los participantes pero en un escaso margen, se aplica un éxito razonable ¿Qué pasa que no funciona?.

La cultura económica paraguaya (la tenemos pero estamos desarrollando) aún no ha llegado al nivel donde diríamos que reunimos todos los factores como para hacer que los modelos ofrecidos hoy día por los nuevos entrepreneurs sean algo común. Traen una experiencia (casi turística) de Sillicon Valley con ganas de aportar pero no previeron las diferencias (odiosas) en el ambiente de la inversión.

Diferencia #1: Legislación jurídica

Cuando Nexoos Crowdfunding, uno de los emprendimientos nacionales más geniales que haya visto, empezó a desarrollar su plan de negocios, las autoridades intentaron actuar utilizando una ley financiera que no se actualiza desde el año 1996 pero interpretan nuevos métodos de financiamiento como no aplicables a nuestro país.

¿Qué significa? La seguridad jurídica en Silicon Valley está altamente desarrollada, de tal manera que si alguien cae en la bancarrota o la idea no resultó, este puede tener un colchón jurídico. Esta seguridad hace que tanto inversores como emprendedores se sientan a gusto.

Comisión de Valores insiste en que intermediarias deben registrarse
La Comisión Nacional de Valores (CNV) se ratificó en la circular 012/2016, en la que se refiere a empresas no…www.ultimahora.com

Poniendo palabras más simples: la financiación en la cual la ley hace referencia es mediante las instituciones financieras tradicionales las cuales ya no se adaptan a nuestros tiempos.

No empecemos a hablar de las flojas leyes de propiedad intelectual que al final ni siquiera están ambientadas para un entorno digital. Hace poco, un escritor había presentado a la DINAPI su obra para registrarlo. Como la obra era digital, había una casilla donde hacía referencia a cuantos ejemplares se iban a imprimir.

Diferencia #2: Competitividad

Ambiente colectivo. Financiación colectiva. Información abierta. Estas tres cosas que caracterizar a un ambiente donde las reglas son justas y la información fluye libremente para todos, sin hacer una distinción entre una gran empresa y una start-up. Eso se traduce en una competitividad muy alta que permite el flujo y transformación de ideas, empresas y proyectos.

¿Qué implica la competitividad? Que las empresas tenga una verdadera oportunidad de crecer y -si se da el caso- fracasar, contando con el respaldo que se merecen. Silicon Valley es un ambiente -como diría el filosofo Nassim Nicholas Taleb– de anti-fragilidad, hecho para que se cometan errores y se evolucione a partir de esos errores.

Paraguay está catalogado como el tercer país con menor margen de competitividad en LATAM, luego de Venezuela y Haití. Si bien es cierto que se hicieron progresos -nadie los cuestiona- no es suficiente para concretar las técnicas impartidas y mencionadas anteriormente.

Diferencia #3: Financiamiento

Esta es -a mi parecer- la diferencia principal, dado que los otros dos factores que hablamos están ligados a este último: como se financian las start-ups. El modelo de negocios donde la inversión es colectiva, libre y con un sistema bancario desarrollado, realizar proyectos de cualquier magnitud es saludable. No obstante en Paraguay la inversión es cerrada, restringida y con un sistema bancario que apenas está desarrollado pero también está monopolizado por algunos bancos a través de procesadores de pago, censurando todo intento de mejorar el actual sistema que tiene algunas luces pero muchas sombras.

El arribo de PayPal en Paraguay hasta ahora es algo que no se puede dar y no hay vestigios que los bancos tampoco quieran innovar con métodos de pagos accesibles a la población. Hasta el día de hoy, las autoridades no han tomado una decisión final sobre Tigo Money y sus características pero no por falta de recursos sino porque simplemente no está en su agenda.

Para calma de propios y extraños, en caso de que PayPal no ingrese a Paraguay hoy día se está desarrollando PagoPar, una alternativa nacional (y también regional) para aceptar pagos online. No solo eso, Tigo Money ya cuenta con un API que permite aceptar pagos online pero con comisiones bastante altas.

Pero no solo eso, los inversores que pululan en las grandes urbes de la tecnología son completamente diferentes. En Paraguay sabemos que existen inversores pero no se encuentran -la gran mayoría- en el World Trade Center, se encuentran en el campo, son grupos de familias de la élite económica paraguaya o están dentro de los bancos privados.

El análisis nacional referido en sistemas de pagos nos demuestra que el sistema financiero en sí debe hacer ajustes para permitir más accesibilidad a las personas de tal modo que las ideas puedan encontrar un sustento de desarrollo. Y no solo eso, también las opciones de financiación que se perciben deben aterrizar a la realidad nacional.

Diferencia #4: Eventos

Los eventos aquí en nuestro país son una réplica exacta de lo que se desarrolla en otros países sin tener en cuenta en absoluto la idiosincrasia ni tampoco bajar líneas de tal modo que sea mucho más accesible para todos. Estos eventos son una de las razones por la cual muchas personas se sienten aisladas del ambiente de start-up, es un ambiente cuasi-exclusivo. Ese ambiente donde se comparten experiencias no aterriza en la realidad nacional, donde hasta el día de hoy muchos desarrolladores de proyectos ni siquiera tienen en cuenta que Paraguay navega a través de internet por el celular en una mayoría enorme.

Los eventos -a los cuales he asistido- también animan con una inversión financiera razonable en muchas ocasiones y también se les provee de una plataforma donde buscar más inversión pero de nuevo, dado las diferencias mencionadas en el punto #3, estamos en desventaja de nuevo. Es cierto que se buscan canales alternativos para recibir y se puede lograr pero debemos convenir que es la excepción de la regla.

Diferencia #5: Mentorías de start-up

En Silicon Valley cuando alguien busca una mentor, maestro, zensei, que le pueda guiar en sus proyectos puede obtener mucha ayuda de personas que le darán consejos razonables en cuanto a como despegar, que hacer para mantenerse o como evitar ciertas situaciones. Dentro del éxito (o fracaso) aparecen las marcas de guerra, que muestra a los futuros CEOs el camino a seguir.

Nuevamente, debo hacer hincapié que en Paraguay si bien existen mentores y hacen énfasis en tecnología, muchos de ellos no son mentores, son vende-humos. No hablan desde la experiencia sino desde la perspectiva que les dió un viaje relámpago estilo turista a las grandes metropolis y quieren venir a implementar medidas que no son acorde al mercado. ¿Tenemos mentores tecnológicos? ¡Claro que sí! Si yo tuviera que pagar para escuchar lo haría pero de personas que realmente se empaparon de tecnología y construyeron algo. Aclaro que CONSTRUYERON, no invirtieron. Una cosa es invertir, otra cosa es construir.

Obviamente no todo está perdido ni mucho menos. Hay cosas que se pueden hacer.

Remedio para diferencia #1 y #2: trabajar en la actualización legislativa

Los muchachos de TEDIC son casi los únicos que trabajan activamente por legislaciones digitales que vayan de acuerdo al marco legal paraguayo. Hoy día Koga está impulsando las empresas B pero el impacto es bajo (y lo seguirá siendo) debido a que el modelo socio-legal que desean implementar está a 20 años de donde están nuestras leyes.
Para muestra, un botón: recién en el año 2014 se implementó la firma electronica; deseamos hacer financiación colectiva pero tenemos instituciones financieras que amenazan constantemente con más regulaciones antes que ayudar a innovar. Y la mayoría de los proyectos que encontraron financiamiento lo hicieron en el exterior, con muy poca (pero importante paradojicamente) participación de inversores paraguayos.

El marco jurídico debe ser actualizado y garantizado para asegurar leyes que puedan servir de respaldo no solo para el emprendedor sino también para su producto, su usuario y el inversor.

Remedio para diferencia #3: Descentralizar la economía

El sistema financiero debe cumplir su propósito: prestar ayuda financiera a todos. Tener una caja de ahorro en una institución debe ser un derecho constitucional -hablando en extremo- que las mismas instituciones financieras respalden. Con la ayuda de lo mencionado anteriormente, se construye un sistema financiero que no dependa de un monopolio, que pueda innovar en métodos de pago y que permita que la inversión extranjera también sea dirigido a la economía naranja.

Es importante también empezar a hablar de opciones a los bancos como las criptomonedas, los cuales han cumplido un rol demasiado importante en la economía mundial y hoy ya no son algo teórico, son algo completamente practico. Estas opciones también deben ser aterrizadas a la realidad nacional.

Remedio para diferencia #4: Aterrizar contenido a la realidad nacional

Aterrizar contenido implica traer tu experiencia y decir esto es aplicable mientras esto puede ser considerado para el futuro. Bajo ninguna circunstancia que dejen de realizarse seminarios, talleres, workshops, video-conferencias entre las otras miles de denominaciones. Seamos conscientes de la realidad nacional, toquemos las estrellas con las manos pero tengamos los pies en la tierra.

Remedio para diferencia #5: Mentores con experiencia

No más clases de liderazgos por favor. No más clases de pitchs que no son aplicables a un país agro-exportador, no más mentores de agencia, necesitamos (y yo demando) mentores que hablen desde la experiencia. Incluso puede haber CEOs paraguayos que hayan fracasado, a ellos también hay que escucharlos, también tienen marcas de experiencia. No más emprendedores que no emprendieron nada.
Por favor, tampoco no apoyen a emprendedores-inversores, los inversores tienen otros intereses ajenos a los que construyen y sus metas son completamente distintas a lo que una persona con una idea tiene.

Tengo algunas sugerencias: Chena (dominios y últimamente minería crypto), Víctor Cartes (TIVA), Gustavo Riart (Topapp), los muchachos de Hendyla, Matias Insaurralde (GoLang), Matias (cultura digital — e-books), Tite Vera Fernández o Mike Silvero (Medios alternativos), Maricarmen Sequera (TEDIC y su experiencia con #Pyraweb), Javier Martinez (martinezjavier) como Kernel Developer, y la lista es pequeña crece un poco más pero estos titanes se puede realmente construir mentoría de start-up, guiarte hacia una visión realmente genuina con teoría y experiencia mezclada.

No más teorías de liderazgos por favor les pido.

Conclusión

Para ser globales, debemos ser locales. Si queremos apuntar al espacio, hay que conocer desde donde vamos. Paraguay debe ser global y lo hará una vez que se reconozca la realidad en la cual estamos parados.

Seguimos el debate en los comentarios

 

¡Compartí con tus amigos!

Bipedo implume que gusta de la lectura. Cuando no lee, escribe de algunas cosas que está dentro de su conocimiento como: social media, tecnología, política y bitcoin; es de esas personas que prefiere hacer y luego pensar en las consecuencias. Su máxima es: pathemata mathemata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.