Creatividad

Creatividad en horario laboral

Siempre se habla de creativos vagos, pero la creatividad es cuestión de mucho trabajo. No es cuestión de nacer o no, es cuestión de horas y horas de ejercitar el músculo que tenemos arriba. Pueden existir miles de teorías o mecanismos sobre la creatividad y me encontré con una que se ajusta a mis métodos, así que les quiero compartir.

Siempre que puedo cargar la responsabilidad en el trabajo duro lo hago. Como que quiero ir en contra de mi generación millennials las veces que puedo, los cuales están tildados de poseer más relajo que fuerza bruta a la hora de trabajar. En este caso les cuento que creo más en al siguiente frase que de le atribuye a Picasso:

“La inspiración existe, pero tiene que sorprenderte trabajando“.

Ultra cliché, pero nunca mejor aplicada a lo que gusta llamar creatividad de horario laboral. Muchas veces el factor creativo está asociado al divague, relajo, algo espontáneo, el azar y la verdad que no es cuestión de musas, es cuestión de muchas, muchas repeticiones.

Creo en el hacer más que en el esperar. El mito de ir por café para esperar a la inspiración me suena mucho a excusa. No estoy en contra del café, si de la excusas y odio que usen algo que amo como excusa ¡Amo el café! El punto es que un café o una ida a tal lugar no va a traer la inspiración, más que el crear historias a nivel industrial.

“Nosotros no somos artistas, somos profesionales. La diferencia principal es que un artista (Adele, por ejemplo) puede tomarse 5 años y un viaje espiritual para encontrar su musa y su siguiente disco“ — Juanma Teixidó.

Los profesionales a decir de Juanma estamos determinados a crear de acuerdo a un tiempo, un presupuesto y a unos KPIs. La cosa es innegable y relata el día a día de una agencia, donde muchas veces los creativos mismos se cierran a creer en la creatividad del estilo artista.

Otro ejemplo es el que plantea Víctor Cartes desde el campo más tecnológico donde nos dice que somos artistas o carpinteros para dejarnos bien claros un concepto en la siguiente frase:

“Con el tiempo y grandes fracasos aprendí un concepto importantísimo, que aunque le robe completamente el glamour a la profesión, siendo pragmáticos, es un concepto valioso. Se trata de la diferencia entre el artista y el profesional“ — Víctor Cartes.

Les dejo el artículo mencionado para que lo disfruten:

El artista y el carpintero Hace unos días me topé con una discusión muy interesante en uno de los grupos de informáticos en los que participo…medium.com

La productividad siempre fue mi manía y creo que en el caso de la creatividad van de la mano y la producción de historias por minutos es la clave para ir eliminando la grasa y haciendo salir los músculos de la creación de mejor ideas. Lo que quiero decir es que crear historias por doquier es la clave para sumar, restar y seleccionar ideas cada vez de mejor calidad.

Para desatar esta costumbre de creatividad de horario laboral me sustento en la idea de Daniel Granatta del blog Gorditos y Bonitos que promulga el escribir unas 30 historias cada 1 hora como máximo¿Locura? Tal vez si, pero más que posible si nos adentramos a las cuestiones prácticas. Cada 2 minutos un profesional de la creatividad tiene que tener la capacidad de lanzar una historia.

Para apoyar esta tarea tenemos a nivel profesional los briefs de clientes y a nivel hobby mecanismos como los Mapas MentalesStory Cubes o a nivel colectivo la Lluvia de Ideas o Seenapse. Sin duda que una buena libreta y un cronómetro son ideales para medir tu efectividad.

Y todo esto se resume en escribir cada 2 minutos en tu libreta historias con los elementos que nos brinda el brief o los diferentes mecanismos citados arriba. No quiero incitar a que esta sea una ley, pero si es una rutina de fuerza bruta para limpiar ideas de la cabeza y alejar las más lógicas o de primera impresión para pasar a las más complejas.

Estoy convencido de que este método es la clave para dejar de lado ese mito de que el creativo es un vago que solo está en búsqueda de musas. Si el trabajo de un creativo es tirar ideas, historias y perfeccionar conceptos, con esta mecánica alguien en el puesto puede crear 30 historias por hora, 60 cada dos y 80 en tres.

Esta es una carrera de cantidad, no de calidad. La calidad viene con el tiempo, la experiencia y la paciencia. Actuemos con velocidad en el micro y con paciencia en el macro, idea que tiene que estar tatuada en alguna parte del cerebro de cualquier persona con tarea creativa.

¿Te animarías a romper con todo el mito de que el creativo es un vago y empezar a crear historias por minutos? Este es el nuevo desafío en el que me embarco sin saber qué puede pasar, pero que no puedo dejar pasar ¿Te animás?

¡Compartí conocimiento!

Vivo en una habitación roja | Marketer | CMO en RugerAcademy| Co-fundador de MNML y Ñanee Digital | Juego #PUBG | #NosVemosEnElFuturo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *